lunes, 22 de febrero de 2010

Sueños rotos.




Faltaban diez minutos para que dieran las doce de la mañana en el reloj. Llevaba esperando ese día desde hacía cuatro largos años, cuando el mejor de sus sueños se convirtió en pesadilla…
Se había casado diez años atrás, muy enamorada, con un chico de clase alta. Desde un primer momento, contó con la oposición de la familia de él, ya que ella era una simple cajera en un supermercado, por lo tanto un estatus y nivel social muy diferente al de ellos. Aún así, lucharon contra viento y marea y, tras ocho meses de noviazgo, contrajeron matrimonio. Los primeros tres años fueron maravillosos, después quedó embarazada y todo cambió. Fueron meses complicados en los que ella tuvo que guardar reposo ya que corría el riesgo de perder al bebé. Por fortuna, el niño nació sanito y sin ninguna complicación.
Sara se sentía muy feliz y no podía comprender el carácter agrio de su marido. Se pasaba horas y horas fuera de casa, y cuando regresaba, lo hacía bajo los efectos del alcohol, y terminaba durmiendo en el despacho con alguna vaga excusa. La situación, día a día, empeoraba…
Una noche, ella dormía profundamente. El bebé se despertó llorando, y tardó unos instantes en desperezarse, ponerse una bata y sus zapatillas. Fue hacia la habitación de su pequeño. Su marido estaba ya allí con él en brazos, zarandeándolo para que callara. Sara se asustó al ver como lo estaba tratando. Sus facciones eran duras, en sus ojos había ira, no quedaba nada del hombre dulce y tierno que en su día la enamoró, era un completo desconocido… Intentó quitarle al niño de los brazos, pero él, de forma violenta, volteó la mano y le golpeó haciéndole caer al suelo. Llorando, le suplicaba que soltara a su hijo, cosa que él finalmente hizo y… se marchó.
A la mañana siguiente, mirándose al espejo, descubrió un moratón en su cara e intentó disimularlo con un poco de pintura. Después de terminar de arreglarse, se fue a la cocina para preparar el desayuno. Mientras lo hacía, se sobresaltó al sentir la respiración de su marido en la nuca…
-Perdóname cariño, tuve un mal día ayer. Un negocio importante en el que he invertido mucho dinero se ha venido abajo y no se puede hacer nada….Me exalté mucho, me puse muy nervioso, discúlpame mi amor, no volverá a ocurrir – le dijo, mientras acariciaba su cuello.
Sara se giró buscando los brazos de su esposo para refugiarse en ellos. Su mayor error fue no mirarle sus ojos, su cara, su expresión de satisfacción… de triunfo… Besándola, se despidió hasta la noche, ya que al mediodía tenia una comida con un cliente.
La mañana se le pasó volando, estuvo haciendo las tareas del hogar. Bien entrada la tarde, le dio un pellizco el estómago, se había olvidado de comer. Se preparó un sándwich y se sirvió un vaso de zumo, pero apenas tomó nada. Una sensación extraña recorría todo su cuerpo. Supuso que eran nervios debido a lo sucedido en la noche anterior. Decidió dejar de pensar, se arregló, preparó a su hijo, y se fue de compras.
Al salir de unos grandes almacenes, se encontró con una amiga que hacia años no veía, estuvieron tomándose una coca cola, hablando de sus vidas, de su última cena con excompañeros del supermercado… quedaron en volver a verse. Mientras se dirigía al parking, para recoger su coche, iba pensando que desde que se casó, había dejado de tener vida social, perdiendo casi todo contacto con sus amigos, dedicándose por completo a su pareja, no porque nadie la hubiera obligado, si no porque ella lo decidió así… Al llegar, vio el coche de su marido en el porche y a él en la entrada…
-Hola cariño, te esperaba más tarde, ayúdame con las bolsas, mientras yo voy a por el peq…
No pudo terminar la frase, él, cogiéndola con fuerza del brazo, la obligó a entrar en casa, la llevó hacía el salón y, dándole un puñetazo, la tiró al suelo…
-¿Dónde has estado toda la tarde, maldita zorra? Llevo dos horas esperándote – le gritó, golpeándole una y otra vez.
Sara intentó zafarse, luchó con las pocas fuerzas que tenía para quitárselo de encima, pero era imposible, no la dejaba moverse. Intentó pedir auxilio, pero se encontró con la palma de la mano de su marido, aplastándole la nariz y la boca sin dejarla ni siquiera respirar, mientras con la otra mano, le destrozaba la  blusa, le subía la falda y le arrancaba sus bragas, para después, una vez desabrochado el pantalón, embestirla brutalmente, cómo si de un animal se trátase…Sintió cómo le quemaba la piel, cómo todo su cuerpo se iba entumeciendo, decidió abandonarse a su suerte, rendirse…, pero al girar la cabeza… lo vio… cerca de ella estaba el atizador de la chimenea, si conseguía estirarse un poco, podría alcanzarlo…
Con mucha decisión, aunque sin fuerzas, logró cogerlo. Cuando su marido se dio cuenta, ya era tarde, se lo había clavado, le había atravesado desde la espalda al pecho. Todo el peso de su cuerpo inerte cayó al lado del de ella. Sin apenas poder moverse, sólo pensaba en una cosa, su hijo, su hijo estaba en el coche, tenia que ir a por él…
El niño lloraba en brazos de una vecina que había acudido desde el otro lado de la calle, alertada por el forcejeo que ambos habían mantenido en la casa, y que había podido ver casualmente al sacar la basura.
Sara salió aturdida, tambaleándose, sintiéndose ultrajada aunque aliviada, con el único objetivo de recuperar a su bebé.
-Cielo… ¿estás bien? No cojas al niño…así. Estás llena de sangre. –Dijo su vecina intuyendo los hechos que se había producido en el salón de la casa.
Sara se dio cuenta de su aspecto. La blusa, hecha jirones, dejaba ver sus pechos manchados por la tragedia. Aquel olor metálico que impregnaba su cuerpo jamás abandonaría su cerebro. Pensó en su bebé y se derrumbó…sentándose sobre las escaleras del porche, llorando, tapándose la cara con aquellas manos llenas de sangre, adquiriendo un aspecto grotesco al irse esparciendo por su rostro, mezclándose con las lágrimas que fluían incontenibles por sus mejillas
-No te preocupes… He oído como te ha gritado… He visto como te golpeaba a través de la ventana del salón. Mi marido ha llamado a la policía. Todo saldrá bien.- Le intentaba tranquilizar su vecina, mientras arrullaba al bebé que había dejado de llorar.
El reloj corría tan despacio que ella parecía empujar con la mirada el segundero. Aquellos diez minutos que faltaban para recuperar su libertad, pasaban lentamente. Las imágenes de aquellos cuatro largos años en prisión, alejada de su hijo, con esporádicas visitas de unos pocos familiares y amigos, discurrían ante ella como si de una pesadilla se tratara.
El maldito dinero, el poder de la familia de aquel…monstruo, ella ya no le veía como su esposo, aquella persona de la que se enamorara perdidamente. Desde su detención, pasando por el juicio, y su estancia en la cárcel…todo había seguido un plan perfectamente trazado.  Como pudo aquel jurado culparla de la muerte de su marido, si lo único que había hecho había sido defenderse de una violación que estaba siendo consumada.
Abogados…malditos abogados comprados por unas monedas. Judas envueltos en trajes caros…que lograban sacar lo que querían de los testimonios de la gente normal.
Su vecina, aquella pobre mujer, que había testificado a su favor, ridiculizada y desacreditada públicamente porque en su juventud había sido detenida en una manifestación, privada de toda credibilidad, porque había fumado marihuana durante aquellos días de alocada juventud. Defensa propia transformada en homicidio involuntario. Luego…aquella malinterpretada despedida de Miguel, antiguo compañero y amigo del supermercado, convertida en infidelidad consumada. Finalmente…el fallo del jurado…condenándole a prisión, perdiendo la custodia del niño, que quedaba adjudicada a los abuelos paternos…No quedaba nada más por arrebatarle. Su matrimonio le había robado cruelmente sus sueños, sueños de amor y esperanza, sueños de madre, sueños de felicidad.
-Y… ¿ahora qué?…-Se preguntaba, como se había preguntado durante aquellos cuatro interminables años esperando la libertad condicional, en los que ni un solo día dejó de pensar en abandonarse, en acabar con aquel suplicio; en los que ni un solo día dejó de pensar finalmente  que tenía que seguir adelante por su bebé…que ahora debía ser un niño precioso; en los que ni un solo día dejó de pensar en las lágrimas derramadas por su amigo Miguel, tras el cristal del locutorio, arrepintiéndose de haberle dado aquel abrazo y aquellos besos inocentes, despidiéndose tras una cena en la que él había tomado una copa de más, y ella le había acercado a casa, que habían ayudado de manera cruel y malintencionada  a condenarla.
El reloj dio las doce. Recogió sus enseres, metiéndolos en la bolsa de viaje azul oscura que llevará cuatro años atrás, e hizo acopio de toda la dignidad que le quedaba, para salir de allí con la cabeza bien alta, con el orgullo de saberse en cierto modo vencedora.
Se giró para despedirse de los muros que recordaría el resto de sus días. La puerta se cerró tras ella… La explanada del aparcamiento, frente a la cárcel, estaba vacía. Solamente un coche aparcado…y Miguel, que se le acercaba despacio y emocionado.
-Hola Sara…Pensé que necesitarías quien te llevara a casa.-Dijo él nervioso y torpe, pero sonriendo.
-Miguel, no hay casa, no hay nada, no tengo nada, me lo han arrebatado todo. –Respondió ella dejando la bolsa en el suelo, sentándose sobre ella –Vete cielo, te agradezco que hayas venido, pero vete. Cogeré el primer autobús que pase.
-De eso nada. Podrás quedarte en mi casa el tiempo que quieras.-Dijo él serio, cogiéndole las manos y levantándola con ímpetu
Ella se sorprendió de la determinación con la que él le había tratado. Sus cuerpos quedaron cerca, muy cerca, con sus manos unidas. Sus ojos se encontraron…Y ella se abrazó a él. Miguel la apretó contra sí, intentando darle cariño y cobijo, algo que, sin saberlo, había hecho con sus visitas y sus decenas de cartas de ánimo escritas durante aquellos largos cuatro años.
-Vamos…ya pensaremos en algo, sin prisas. –Dijo tirando de ella y cogiendo su bolsa azul marino.
Fueron acercándose al coche. Sara percibió un movimiento en su interior. La puerta del copiloto se abrió y salió una mujer elegante, aunque austera en su vestimenta. Algo se quebró en su interior, aquello no podía haber pasado, sentía algo por Miguel…y él había ido a buscarla con su pareja.
Miguel hizo las presentaciones…mientras ella esperaba apesadumbrada un poco más destrozada por dentro, sin poder reaccionar, sin capacidad para salir corriendo, que era lo que su corazón le pedía.
-Judith, Sara…Sara, Judith…
-Encantada, -dijo como un autómata, esbozando una mueca que no llegó a convertirse en sonrisa porque se sintió muy mal.
Judith percibió la tensión del momento y zanjó la cuestión, buscando la comodidad de Sara.
-Un placer Sara… Miguel me ha contratado. Soy tu nueva abogada…Tenemos muchas posibilidades…pelearemos por la custodia del niño.
Sara se giró con lágrimas en los ojos hacia un sorprendido Miguel, que no se había enterado de que Judith había comenzado su trabajo de la mejor manera posible…Sara se abrazó a él, sorprendiéndole, cuando buscó sus labios con ternura y sinceridad.
-Vaya…-Dijo él
-Ahora que interpreten lo que les de la gana. –Dijo ella pensando en el falso montaje que ayudó a condenarla, volviéndole a besar, esta vez apasionadamente, mientras Judith volvía al coche dejándoles en la intimidad del descampado aparcamiento de la cárcel.

Gara&Calvarian

33 comentarios:

Más allá de los Sueños dijo...

Hoy os dejamos, de la mano de Gara y Calvarian con "Sueños rotos", una historia terrible, real como la vida misma.

Saludos

Amanecer* dijo...

Os habeis lucido, como siempre sin duda, pero aqui dejais ver el egoismo, el poder del dinero ante la injusticia, y el amor.
Una historia realmente conmovedora, y con muy buen argumento. Os felicito a los dos, sois unos fenómenos. :)

Besos.

Cele dijo...

Desgarradora historia, el amor transformado en el mas puro egoismo, capaz de golpear donde mas duele.
Indefensión ante el dinero, impotencia y dolor.
Esperanza de poder volver a vivir.
La violencia no tiene excusa, apartala a la primera, antes de que sea tarde.
Un abrazo

Geni dijo...

Esta historia es la de miles de mujeres que un día descubrieron que el hombre del que se habian enamorado era su peor enemigo.
Es muy triste pero es una realidad que vivimos diariamente en las noticias y en muchas ocasiones con un triste final,por suerte para esta mujer lo puede contar pero muchas otras no han podido hacerlo.
Un beso hasta pronto.

Ruth dijo...

Precioso y desgarrador relato, como se dice anteriormente tan real como la vida misma, pero impregnado de un toque sutil de esperanza en el fina, esa esperanza que nunca jamás hay que perder en la vida, porque entonces sí que estaríamos muertos de verdad, muertos en vida.

Gracias por regalarnos un sueño más.

Besos a los dos.

BlueMoon dijo...

Gara... Calvarian...
La una, empeñada en hacer que me emocione cada vez que leo... El otro, sorprendentemente, ha buscado un final feliz dentro de una historia trágica y, por desgracia, bastante frecuente.
Me ha gustado mucho todo el escrito y vuestra forma de relatarlo.
Besotesssss!

*Luna dijo...

Una historia muy real pero una bella entrada
un beso

HADALUNA dijo...

El poder de asombro, afortunadamente, nunca está completo.

Me habéis hecho deslizarme por las palabras casi de puntillas, como sobrevolándolas.

Enhorabuena Maestros, el poder que tenéis con las palabras es casi inalcanzable.

Besitos dulces.

El Buscador de Miradas dijo...

Un relato de los que te mantiene en tensión de principio a fin, sin descansos para tomar aliento.

Y un ejemplo de que por muchos vaivenes que dé la vida, nunca se debe perder la esperanza.

Me gustó mucho. Felicidades a ambos. :)

Seo dijo...

me ha encantado esta historia de principio a fin. la imagen que habéis escogido, la forma en que la narrasteis, todo..

si es que cuando yo digo que sois grandes no me equivoco

por cierto, me gusta la idea de ponerle música al blog, ya estabais tardando ejejeje

Panchu dijo...

Muy emotiva esta historia,tan real que entristece oirla y hay quien ni siquiera puede luchar contra esos,saludos a los dos.

Lala dijo...

Este relato no es sólo la historia de una mujer maltratada, sino que es un relato de la injusticia.
Injusto el maltrato, y también injusto el veredicto de una sociedad que adora al pudiente, al dinero y a la posición.
Desgraciadamente, la justicia no es tan ciega cuando los billetes se ponen delante de los ojos.
Pero bueno, habéis dejado la puerta abierta para que los lectores tengamos esperanza :D


Un besito


Lala

alma máter dijo...

Como ya habéis dicho vosotros: desgraciadamente... como la vida misma....
Duro y real...

Un beso fuerte. Enhorabuena por el relato.

Paqui dijo...

Un relato conmovedor que no se puede dejar de leer hasta el final.
Son dramas que aunque no lo sepamos, lo podemos tener al otro lado del tabique y cualquiera puede llegar a que le cuelguen la etiqueta de asesin@.
Enhorabuena a los dos.
Ah, la música tambien me conmueve.
Besos, Gara y Calvarian.

Rochitas dijo...

Excelente amiguitos, pero como uds bien dicen la ficción supera la realidad. Hoy ocurrió un caso tremendo en Argentina, ella que era una mujer golpeada acudió al depto en busca de sus cosas y a pesar de estar acompañada por la policía, el marido la mató, apuñalo al policia y luego se suicidó el. Dejando dos hijas ...
Siempre creo que todos pueden cambiar y suelo dar más de una oportunidad a la misma gente. Hubiera podido creer igual que Sara en que sólo se trataba de un mal día.

DAPHNE dijo...

Una historia sobrecogedora como la vida misma que vosotros lo habéis ilustrado con vuestras palabras , maravilloso como siempre .
Besitos dulces.

Jerusalem dijo...

Que historia más triste y que real a la vez...

Algún día espero que esto cambie.


besos

Paco Alonso dijo...

Cuanta tristeza en tu relato, pero un tanto bella a la vez.

Calido abrazo.

marga dijo...

Sólo decir que todos aquellos hombres que pegan a una mujer, son unos cobardes, unos malditos cobardes.

Lo que nunca debemos perder las mujeres, es la dignidad.

Besos a los dos y saludos a todos.

beker dijo...

Un dolor, un triste desenlace, me ha dejado hueco... abrazos

Ninfa Azul dijo...

Una historia que suena totalmente real, que habeis tratado con mucha delicadeza, ya que muchas muchisimas estan pasando por situaciones,mas crueles y con finales más trajicos, para ellas,
He leido algo referente a la dignidad de la mujer..la dignidad esta en todas,pero le es arrebatada..por desalmados...abusando de su fuerza y cobardia...un tema muy duro,y real.
Un abrazo y besitossss.

sara dijo...

Pues si, triste, real como la vida misma, pero, me ha gustado mucho, la verdad

besos y abrazos de una niña que admira como escribís

sara

Camaleona dijo...

El final promete ser feliz, pero hasta que no recupere a su hijo y consiga demostrarle que nada de lo que su familia paterna ha dicho es cierto, no será del todo feliz...

campoazul dijo...

Muy triste y real, pero la maldad de los maltratadores está tanto en la riquieza como en la pobreza, son gente indeseable, en estos casos lo peor está siempre en los niños indefensos, una pena.

Un saludo.

Arwen dijo...

Excelente relato que nos hace viajar por la vida que viven desgraciadamente muchas mujeres de todo el mundo...os felicito a los dos, sois geniales, besitos con cariño...

kalima dijo...

Caray...este final si que no lo esperaba.

Has plasmado una relaidad que por desgracia se ha convertido en rutinaria.
Excelente.
Un saludo

Soñadora dijo...

Una historia muy triste, cruda, y real lamentablemente. Por lo menos se presenta un futuro esperanzador para Sara.
Felicitaciones a ambos, escriben de maravilla!
Besitos,

Anónimo dijo...

Enhorabuena a ambos por el relato, lo que no me gusta nada, és el hecho de que se ajusta demasiado a la realidad de nuestros dias en violéncia de genero. Pero aún asi, felicidades.

joselop44 dijo...

Chico enhorabuena. Me ha emocionado el relato. Habéis trazado un círculo perfecto con la historia, cosa nada fácil.
El tema ha sido tratado con muy buen gusto.
Un abrazo a ambos.

moderato_Dos_josef dijo...

Un duro pero espléndido cuento. Mis felicitaciones, escritores!

Montxu dijo...

Al menos se acabo la rabia, en este tema preferiría no despotricar mucho, el texto me encanto.
Mi opinión y lo que haría con ellos y algunas veces con sus familiares me lo......, por qué ......


Felicidades a ambos

Gara dijo...

Gracias a todos, por seguirnos más allá de los sueños, donde todo es posible.

Besos

nanii dijo...

Soy nueva en el blog
pero debo decir que quede impactada
lal forma de plasmar la cruda realidad, pegando despues aquellos pedazos que un dia fueron la vida perfecta para formar ahora la vida soñada.
me encanto
saludos
nanii