lunes, 15 de febrero de 2010

Reencuentro doloroso.



Era  mediodía, la primavera despertó con fuerza tras el ahora lejano, frío y duro del invierno. Caminaba entre los aromas renovados de todas las bellas flores del parque de la ciudad, los árboles decorados de magníficos retoños me alegraban la vista y el olfato. Embriagado por tanta belleza y silencio solo roto por el trinar incesante de las aves, así como la hermosa y añeja fuente cuyos dueños eran un par de angelitos de mármol que de sus bocas manaba el fresco chorro de pura agua cristalina.
          De pronto, una clara y sonora risotada se añadió al “bullicio” que lejos de molestar con su intromisión, completo aquella armonía. Me giré con rapidez dado que parecía haberla escuchado en otras ocasiones, recuerdos “supongo” aún no olvidados asaltaron acelerándome el corazón, ahí estaba la que fuera mi bella amada un día, ya en el tiempo alojada como uno de mis mejores recuerdos, estos imposibles de olvidar por todo y tanto vivido.
         -¡Hola Irati! Exclamé mientras me acercaba a ella, se giro volteando con suavidad su larga melena, lanzándome de inmediato una sonrisa.
          -¡Montxu!
          -Sí, me recuerdas, ha pasado mucho tiempo, la dije. Me abrazó regalándome un beso, mientras mi mente me envolvía en tiempos pasados, tantas veces por mí añorados.
         -Estas muy guapo, Montxu.
         -Y tú como siempre estupenda Irati.
         -¿Qué haces por aquí? me dijo
         -Paseando un rato, hace un día estupendo, la dije. De repente, una criatura de apenas dos añitos se acercaba con tiento a Irati.
         -Te presento al amor de mi viva Montxu, se llama Ane.
         -Hola Ane, ¿que tal estás peque?
         -Se agarró a la falda de su madre, escondiéndose, mirándome de reojo como si de un duendecillo se tratara y con la sonrisa picarona heredada sin ninguna duda de su madre, ¿Cuántas veces utilizada para convencerme de todo aquello que Irati deseaba?
          -Ve a jugar cariño, le dijo Irati a Ane.
          -Vale, dijo y salió disparada junto a un grupo de niños, todos ellos rebosantes de energía, de vida pura, limpia.
          -Nos sentamos Montxu
          -Bien, ¿te apetece un helado? Asintió con la cabeza.
         Volví con dos helados uno de ellos de pistacho (le encantaba) y el mío de chocolate (mi perdición).
         -Toma Irati
         -Gracias, aún te acuerdas, de pistacho me encanta.
         -¿Qué ocurre? Te encuentro un poco triste la dije, mientras observaba su conocida sonrisa leve fingida.
          -Nada importante Montxu, pero hablemos de ti.
          -Bueno nada que no se pueda solucionar con paciencia, la dije. Perdí el trabajo hace un año, ya sabes, reducción de plantilla, una putada. En cuánto al amor nada de nada, tampoco debe ser buena época, en fin poco más, “di un mordisco con cierta rabia al helado”.
         -Y tú, te veo maravillosa y con niña, ¡vaya! Eso sí ha sido una sorpresa, ¿te casaste hace mucho?
         -No, no estoy casada Montxu, aunque pensé en decírselo pero no estaba muy centrado y decidí dejarlo pasar.
         -Callé por un instante, sentía que no la apetecía hablar de ello, ¡Es preciosa! exclamé. Ane es idéntica a ti, su vitalidad, con esos aires libres que lo envuelven todo y a todos cuántos están a su alrededor.
         -Así me ves Montxu. Me dijo alicaída.
          -Claro, no lo dudes ni un momento, jamás he conocido a nadie que se te pareciera, en serio Irati, no te miento.
          -Gracias Montxu, pero estas muy equivocado al menos en parte.
          -No te entiendo Irati, ¿Qué te pasa? Y no me digas que nada ¡eh! Estas un poco baja de moral, tienes algún problema grave, habla por favor.
          -Aquí no, mejor quedamos en otro momento.
          -Me contestó mientras el duendecillo venia corriendo, sonriente, lanzándose a los brazos de su madre y dándola infinidad de besos.
          -Tenemos que ir a comer Ane dijo Iratí, se hace tarde cariño.
          -¿Qué hay para comer amatxu? La contestó con los ojos abiertos como platos.
          -Ya lo verás, anda dale un beso a Montxu y vamos.
          -Se me acercó con timidez soltándome un besazo sonoro entre risitas, la sonreí mientras acariciaba su barbilla.
          -Te llamo luego Montxu, si quieres claro.
         -Por supuesto. Te invito a cenar Irati, si te apetece.
         -Claro, ¿Tienes el mismo número de teléfono?
         -Si, si el mismo, la contesté. Adiós Ane, la dije
         Me sonrió, mientras su madre la agarraba de la mano despidiéndose de mí con una de sus sonrisas, las vi alejarse, cosa que me entristeció. Pasó la tarde y me llamó para quedar en un conocido restaurante en el que a ambos nos encantaba cenar, por la tranquilidad, su comida y su ambiente. Quedamos en el mismo restaurante lo que indicaba claramente que su deseo era hablar de ello lo más pronto posible, me intrigaba y mucho. No sabía el porqué pero presentía que el día de hoy iba a cambiar mi vida por completo.
          Un tímido beso de rigor confirmo mis sospechas, no estaba cómoda seguía inquieta, eran las ocho de la tarde y el frío primaveral invitaba a entrar al restaurante, nos sentamos y pedimos una botella de vino tinto Rioja.
          -Estás estupenda Irati, la dije intentando mitigar el nerviosismo (el mío sobre todo).
          -Gracias Montxu, contestó cuando sus ojos marrones como la miel se fijaron en los míos, serios, sin chispa y un poco vidriosos.
          -Lo que voy a contarte, te va a enfadar y es muy probable que dejes de mirarme para siempre así. Y me apena muchísimo.
          -Bueno no será para tanto, suéltalo ya  me estas poniendo de los nervios, dije
          -Hace tres años, mientras salíamos sabias de tu “afición” por las fiestas con tus amigos, es cierto que quedamos en que no me entrometería en ellas llegando a un acuerdo entre los dos, pudiendo ambos disfrutar de nuestros amigos dándonos espacio, aunque reconozco que yo no lo necesitaba, tan solo te quería a ti, estar contigo. Y esto nos fue alejando poco a poco hasta que un día rompimos y me fui.
         -¿Qué tratas de decirme Irati? Yo ya sabía que te perdí por esta estupidez mía, créeme que me he arrepentido durante todo este tiempo, me di cuenta tarde y lo siento.
          -Montxu, Ane es tu hija….
         No sé el tiempo que transcurrió hasta que pude articular palabra y con voz temblorosa lo único que acerté a preguntar…
-¿Es una bro…ma…?
         Me arrepentí en el mismo momento de haber planteado tan ridícula pregunta, al ver la sonrisa triste de Irati. Intenté serenarme y pensar con claridad.
          -Lo siento Montxu, no debí decírtelo…
          -No debiste ocultármelo tanto tiempo, ¿por qué? ¿Por qué ahora?
          -Hace dos semanas me descubrieron haciéndome unas pruebas, que tengo cáncer de pulmón, es muy avanzado ya, no me dan mucho tiempo de vida, no me asusta morir, pero me aterra dejar a Ane sola. Como ya sabes, al ser hija única me quede sin familia al fallecer mis padres.
 Me sorprendía la naturalidad con la que Irati hablaba y enfrentaba su enfermedad…
-No digas eso Irati, buscaremos soluciones – le dije
-No las hay Montxu, está la quimioterapia, pero no voy a pasar por ella, no quiero que mi hija me vea en ese estado.
-Irati…
No respondió, sólo me miró a los ojos e hizo un movimiento con su cabeza  de negación.
La cena transcurrió en silencio, un silencio que se cortaba… No podía dejar de mirarla, tan bonita…tan llena de vida…una vida que se le apagaba, ahora comprendía la tristeza de su sonrisa y la pérdida de brillo en sus ojos.
Ni Irati ni yo teníamos apetito, jugábamos con el cubierto en el plato, mientras miradas furtivas del uno hacia el otro nos acompañaban.
-Montxu, ¿nos vamos?
Asentí con la cabeza, pedí la cuenta, pagué y nos marchamos. Fuera ya del restaurante…
-Quisiera pedirte algo Mon, me gustaría que fueras conociendo a la niña y que cuando llegara el momento te hicieras cargo de ella, sé que todo esto es nuevo para ti, que quizás no debiera de pedírtelo, pero eres su padre y no tengo a nadie a quien recurrir, por su educación, alimentación y demás no te preocupes, mis padres me dejaron un dinero q…
-No sigas Irati – la interrumpí.
Mi cabeza no paraba de dar vueltas, estaba confundido, no sabía que hacer con mi vida y ahora tenia una hija…Una hija que no conocía y quedaría huérfana de madre en pocos meses. Acompañe a Irati hasta su casa, me despedí de ella diciéndola que la llamaría al día siguiente. Tardé mas de veinte días en ponerme en contacto y cuando lo hice no fue al teléfono, me fui a su casa, con una maleta en la que había puesto algo de ropa…
Llamé al timbre de la puerta y me abrió Ane, asustada y llorando, la tomé en brazos y la pregunté que le pasaba, con su manita señaló hacia un rincón de la casa, donde me dirigí y encontré a Irati en el suelo, inconsciente. Intenté tranquilizar a la pequeña mientras llamaba al 112. Pasó una semana hospitalizada, las defensas le habían bajado, la  enfermedad empezaba a dar señales ya en su cuerpo, había perdido mucho peso, la palidez y ojeras en su rostro se hacían muy notables.
Ni que decir tiene que ya no volvió a su trabajo, decidió pasar el tiempo que le quedaba junto a nuestra hija.
Pasamos un mes maravilloso, sin apenas sobresaltos. Cada tarde salíamos a pasear por el parque donde meses atrás nos encontramos, Irati se sentaba en un banco, mientras Ane y yo disfrutábamos de los juegos que en el había. Recuerdo la primera vez que la pequeña, me llamó papá…, se lanzó por el tobogán y cayó dando con su cabecita  en la gravilla del suelo haciéndose daño, yo me había despistado buscando en la mirada de su madre algún gesto que me indicara que estaba bien y no me di cuenta de lo que Ane estaba haciendo… Desconsolada salió a correr, buscando los brazos de Irati…
-Aita me ha dejado caer, amatxu – le decía mientras con sus manitas se limpiaba los ojitos llenos de lágrimas, su madre al escucharla llamarme así se emocionó y yo no pude más que abandonarme también a esa emoción y abrazar a las dos.
Una preciosa noche de Mayo, después de nuestros paseos, mientras   Irati ponía el pijama a la pequeña, la acostaba y leía un cuento, yo preparaba la cena y decoraba la mesa con unas velas blancas, atenuaba la luz y ponía música de fondo, le tenia preparada unas sorpresas y quería que el momento fuera especial. Ya dormida la niña, regresó al salón, se notaba en sus ojos el cansancio, pero denote cierta curiosidad en ellos.
-¿Y esto Mon, qué celebramos? – me dijo.
-¿Porqué piensas eso? – le respondí con una sonrisa algo picarona.
Me acerque a ella, le retire la silla para que se acomodara y me senté a su lado...
-Abre eso – le dije, entregándole un sobre.
Irati lo abrió y sus ojos comenzaron a ponerse vidriosos, mientras una de sus manos temblaba…
-¿Estas bien? – le pregunté.
-Si, me he emocionado, gracias Mon, no sabes lo que esto significa para mí, sé que os llevareis muy bien y ya podré morir tranquila – dijo, rompiendo a llorar.
-Shhhhh – la dije, poniendo mi dedo en sus labios. En el  sobre que le entregué, estaban los papeles para ponerle los apellidos a la niña.
Apenas probamos bocado, pero si reímos mucho recordando cosas del pasado, estaba tan bonita… De fondo comenzó a sonar una bella canción “My Endless Love”
-¿Bailas? – la dije
-Estás loco Mon – dijo levantándose y sonriendo.
-Si Irati, estoy loco, loco por ti – le susurré, mientras la atraía hacia mí.
Me abrazó fuerte apoyando su cabeza en mi pecho y acto seguido se desplomó en mis brazos, muriendo al instante después de regalarme una sonrisa y decirme; “Te Quiero”.
Se marchó sin poder darle la última sorpresa que la tenia preparada y aún hoy, cincuenta años después, sigo esperando el momento de nuestro reencuentro eterno para preguntarle; “¿Quieres casarte conmigo?...”

Montxu&Gara

47 comentarios:

Más allá de los Sueños dijo...

Montxu y Gara nos dejan un bello relato. Una historia que bien podría ser real de un amor eterno...

Saludos

Más allá de los Sueños dijo...

Por problemas en la entrada perdimos el comentario de Cele. Lo recuperamos ahora. Saludos

Cele ha dejado un nuevo comentario en su entrada "Reencuentro doloroso.":

Te he leido a traves de google reader, por que por aqui me ha sido imposible.
Que relato mas triste, como una decision cambia tu vida. Y lo malo es que hay historias parecidas a nuestro alrededor. Al menos padre e hija tienen una oportunidad.
Un abrazo

joselop44 dijo...

Es preciosa. me ha encantado de verdad. Un amor eterno de los de verdad.
Un abrazo y enhorabuena a ambos.

Basurero Usurero dijo...

Amor eterno. Suerte.

seo dijo...

ainsss que historia mas triste

muy buena chicos

un beso

MIX EYES dijo...

Hola!
Gracias por tu comentario en mi blog y aquí estoy dejándote un saludo...
Me ha gustado como escribes y espero poder leer muchos más escritos tuyos y que tu también míos...

Me quedo siguiéndote.

Un abrazo


MixEyes

HADALUNA dijo...

Enhorabuena a los dos porque cuando unas letras consiguen que los ojos se desborden en lágrimas es porque habéis sabido llegar dentro.

Mil besos.

Sol - Imaginario Desesperación dijo...

Con dos grandes escritores como Montxu y Gara, lo menos que puede esperarse es la eternidad (no sé si del amor, pero de las letras, seguro).
Cariños!!!

YAIZA dijo...

Intenté dos veces esta mañana dejar un comentario y me fue imposible.
Ahora vuelvo aqui a intentarlo de nuevo.
Me ha parecido una historia donde el amor a pesar del tiempo sigue intacto.
Creo en este amor, en el amor mas allá de los sueños. Me he emocionado, es una bella historia con un argumento desgarrador.
Enhorabuena a los dos.

Besos.

UnaCreativa dijo...

Hermoso =) quisiera reencontrarme con esa persOna =D ♥

Marina Fligueira dijo...

Ay amigo! Que me has hecho llorar! Que relato tan precioso, lleno de ternura y amor. Pudiendo ser tan real como la vida misma. Precisamente sé yo de un caso muy similar. Bueno pues un 10 de puntuación. Bravo por tu estilo y elegancia escribiendo. Un beso. Se feliz.

Norma Ruiz dijo...

amiga:
¡que relato emocionante¡-
tanta ternura y amor-
montxu y gara un solo corazón, en la historia que cuentan.
¡que bien podría ser real¡
besos amiga

Yemaya dijo...

Joooo me encantó. He suspirado y he sentido el relato como si en mi propia piel fuese tatuado. Si es que soy una soñadora empedernida. Que lindo!!.
Besos y susurros muy dulces

Ricardo Tribin dijo...

Jose,

Te inspiraste y lo has hecho tambien con Montsu.

Un abrazo

El Buscador de Miradas dijo...

Qué relato tan amargo y tan dulce al mismo tiempo. Parece que el protagonista ha perdido, pero en realidad ha ganado. Empezó solo y sin nadie en un parque, y terminó con una niña y una historia de amor que recordará siempre.

Felicidades a ambos. :)

MORGANA dijo...

¡¡Ufff..me habéis conmovido con vuestro relato.realmente bello..una verdadera historia de amor.
Felicidades para ambos.
Morgana.

*Luna dijo...

Un bellisimo relato me gusto mucho
un beso

estoy_viva dijo...

Joper que me habeis emocionado con la historia, que barbaridad de historia, bien contada, que te introduce en ella y la vas viviendo.
Felicidades Gara y Montxu
Con cariño
Mari

Eurice dijo...

Las decisiones que tomamos son las que luego transforman nuestras vidas.
Un relato intimo y a la vez que te hace extremecer...
¡¡¡Sublime final!!!
Enhorabuena Gara y Montxu.
data.- menos mal que al final conseguí leerlo, gracias gara por darme le url, que esta mañana me fue imposible.
Abrazos guapa!!

BlueMoon dijo...

Y se rumorea por ahí que la señorita no estaba inspirada... ¡¡¡pues menos mal!!! Si no, termino deshidratándome y agotando mis existencias de pañuelitos.
Ahora en serio, la historia no me ha llegado al corazón, me lo ha atravesado directamente.
Felicidades a los dos, os ha salido impresionante.
Un besote.

DAPHNE dijo...

Preciosa historia de amor , es conmovedora .
Besitos .

Gloria dijo...

Una maravillosa historia de amor y dolor muy bien contada.
Saludos.

delfin en libertad dijo...

Aunque es una historia triste, por un final que no se llegó a concretar entre los dos, pero tambien está llena de esperanza en la certeza de que el amor es eterno y siempre los acompañará. Un amor que dejó una hija que será una ilusion que le ayudará a seguir sin su eterno amor. Bello el relato, felicidades a los dos. Un fuerte abrazo.

Calvarian dijo...

A veces otros sentimientos nublan nuestro entendimiento, hasta el punto de no dejarnos ver lo bien que hacemos las cosas, en este caso escribir.
Me ha parecido un buen relato, con un final lleno de sentimiento, amor y esperanza.

Enhorabuena a ambos

Arantza G. dijo...

Muy triste.
Besos para los dos.

beker dijo...

Les felicito por esta historia que nos introduce de lleno en el laberinto de la pena, la duda, la tristeza y el amor. Deja esa sensación de nudo en la garganta con la que se viven las despedidas. Un abrazo para los dos

Montxu dijo...

Gracias por vuestras palabras, lo cierto es que es muy fácil teniendo estos fenómenos como compañeros de aventuras.

Agur un saludo.

Rochitas dijo...

los felicito a ambos.
me hicieron pensar en la película de Tom Hanks. No recuerdo ahora el nombre.

campoazul dijo...

Precioso relato, pero más triste no podía ser...!, de todos modos sabiendo el inevitable final, aun así me pareció lo más romántico que he leído nunca,... eso de la petición me parece algo bellísimo.

Un besito.

Cecy dijo...

Se me ha cerrado la garganta de lagrimas.
Preciosa aunque muy triste historia.

Besitos.

apm dijo...

!Ay que bonito!, !que bonito por dios, que bonito!, !que relato tan romántico... si es que hay amores eternos!, y, aunque tristísimo, la verdad, no deja de ser de un romanticismo que enternece, que te encoge el corazón, ya me entendeis.
Felicidades a los autores, me ha encantado, de verdad: !bravo!, !bravísimo!

Un besote, uno de esos bien gordos

cristal de uma mulher dijo...

Mi querida amiga muchas veces los sueños si transforma en una preciosa verdad cuando si acredita que podemos siempre vivir y ser victoriosos .Quieré es poder.
Todo amé aqui y volveré.
Besos de cristal

Gara dijo...

Un verdadero placer el haber compartido relato con Montxu, como bien dices, no ha sido nada difícil teniéndolo de compañero.

Besos

Gara dijo...

CELE: La vida al igual que quita también da, gracias por tu comentario.
Besos.

JOSELOP44: Gracias compi, me alegra que te haya gustado.
Besines.

BASURERO: Gracias por tu comentario.
Saludos.

SEO: Cierto que es triste, pero esperanzador, nos alegra que te guste.
Besitos.

MIX EYES: Gracias a ti por pasarte, vuelve cuando quieras.
Saludos.

Gara dijo...

HADALUNA: Gracias preciosa, bien sabes tú, que siempre intentamos llegar al corazoncito.
Besos.

SOL: Gracias guapísima, menudo subidon de autoestima. Eres un encanto.
Besos

YAIZA: La verdad que hubo algún que otro problemilla, se me fue el dedo, jajajaaj, lo siento. Yo también creo en un amor más allá del sueño eterno.
Besines

UNACREATIVA: Pues creo que somos un montón con el mismo deseo. Gracias por tu comentario.
Besitos

MARINA: Nos alegra mucho que te haya gustado. Gracias por tu comentario.
Besines.

Gara dijo...

NORMA: Gracias preciosa, me alegra mucho que te haya gustado
Besos.

YEMAYA: Las realidades siempre fueron sueños antes. No dejes de soñar
Besos

RICARDO: Gracias por tu comentario.
Saludos

EL BUSCADOR: Me alegro que te gustara, siempre me fío de tu crítica
Besitos

MORGANA: Nos alegra mucho que te haya gustado.
Besines.

Khepri dijo...

Segundo a segundo detalle a detalle se vive en la historia como el observador que nos dejan ser, otra más que llora, que hacemos soy llorona asumida.
Bellísima cargadita de ternura, lamentablemente una realidad que se vive a diario
Besitos y felicitaciones a ambos

Gara dijo...

LUNA: Gracias por pasarte, nos alegra que te haya gustado
Besos.

ESTOY VIVA: No sabes como nos alegra, que hayas disfrutado con el relato.
Besitos

EURICE: Yo creo que la vida es una constante sucesión de decisiones tomadas o sin tomar, gracias por tu comentario, preciosa.
Besos

BLUEMOON: Esto….pues se rumoreaba bien, ando un poco bloqueada, las musas que se me van de fiesta cuando quieren, jajajaaj. Nos alegra haberte llegado al corazoncito.
Besos

DAPHNE: Nos alegra mucho que te haya gustado.
Besines preciosa.

Gara dijo...

DELFIN: Un abrazo reina, nos alegra que te haya gustado
Besos.

GLORIA: Gracias por tu comentario, guapa.
Besitos

CALVARIAN: A veces suele ocurrir, que me lo digan a mi, jajajaaj (no te enfades que te deja de brillar la calvita eh)
Besos

ARANTZA: Gracias por pasarte
Besos

BEKER: Un gran abrazo para ti, compi
Besines

MONTXU: Un verdadero placer compartir contigo este relato.
Besitos

Gara dijo...

ROCHITAS: Gracias por pasarte preciosa.
Besos.

CAMPOAZUL: Dicen que hay belleza dentro de la tristeza….
Besitos

CECY: Las lagrimas de emoción siempre suelen ser bellísimas, pero seguro q no tanto como tu
Besos, reina

APM: Que me gusta, que te guste y hayas disfrutado
Besos

CRISTAL: Me alegro que te haya gustado, vuelve cuando quieras.
Besines

Rochitas dijo...

Gara, en Forrest Gump pasa algo así verdad?
Ud anda medio perdida. Espero que no sea del todo real lo que nos viene contando en su espacio. No me termina de quedar claro.
Que este MB. La dupla con su amigo le repito, excelente.

el arte de sentir dijo...

Grandioso relato. Un placer participar en este tremendo proyecto y aprender de gente con tanto talento

Miguel dijo...

Grandioso texto..me transportó y sentí que lo vivía :)

Soñadora dijo...

Un relato muy triste, pero a la vez esperanzador, pues pudo ella morir en paz. Cuantas historias así se daran a nuestro alrededor.
Besitos y felicitaciones a ambos!

Aldhanax Swan dijo...

Qué lindo un amor eterno!! Aunque triste precioso.
Vengo a despedirme por un tiempito me voy de vacaciones.
Los estaré leyendo a mi vuelta.
Besotes.

Ruth dijo...

Precioso relato, sobrecogedor, tierno y sublime. Sigo con el nudo en la garganta, porque realmente estremece la sensibilidad de estas líneas.

Enhorabuena!!!

Besos.

Camaleona dijo...

Espero que mis lágrimas no os hayan salpicado porque salen sin parar... ya sabía yo que este relato tendría que leerlo un día con calma...